Administradora: Pdga.U.B.A. Daniela Carignano

Administradora: Pdga.U.B.A. Daniela Carignano
PODOLOGIA: Los pies sobre la tierra

lunes, 25 de enero de 2010

PACIENTES DIABETICOS - Escrito por Pdgo. Baldiri Prats - Director del Curso de Postgrado de Patomecánica del Pie - U.Barcelona


"ALTERNATIVAS ORTOPODOLOGICAS EN EL PIE DE RIESGO"


La justificación de la aplicación de tratamientos ortopodológicos en pacientes diabéticos viene determinada por la premisa de que muchas úlceras en pacientes diabéticos son el resultado de hiperpresiones repetidas en el aspecto plantar del pie mientras se camina. Esta teoría esta admitida por la totalidad de autores consultados y por lo tanto si tenemos la convicción de que, mediante la aplicación de un tratamiento ortopodológico, podemos eliminar estos puntos de hiperpresión, esta aplicación está ampliamente justificada.

Por lo tanto, los objetivos ante la aplicación de un tratamiento ortopodológico serán:
- Descargar zonas de hiperpresión.
- Redistribución del peso para reducir presiones localizadas y fuerzas de cizallamiento.


CLASIFICACION DEL PIE DIABÉTICO.

Desde un punto de vista clínico, independientemente del estudio biomecánico, podríamos diferenciar diferentes tipos de pie diabético en función de las alteraciones sistémicas propias de la enfermedad y que tienen una incidencia directa sobre el estado del mismo. Así podemos encontrarnos ante pies diabéticos:
- Sin alteraciones sistémicas.
- Con alteraciones vasculares.
- Con alteraciones neuropáticas.

Desde un punto de vista biomecánico tiene cabe destacar que la neuropatía diabética sensomotora afecta principalmente al pie y conduce a una atrofia muscular, dedos en garra, deformidad en cabezas metatarsales y una disminución en la percepción del dolor y propiocepción.
La presencia de presiones excesivas en un pie diabético sin sensibilidad supone un factor de riesgo para la ulceración del pie.


Desde el punto de vista ortopodológico y de cara a la elección de materiales y características del tratamiento podemos clasificar diferentes tipos de pie, en función del estado en que se encuentra y de las alteraciones asociadas que pueda presentar.
Podríamos diferenciar cuatro tipos diferentes de pie diabético:
- Sin alteraciones dérmicas.
- Con presencia de hiperqueratosis.
- Con presencia de úlceras.
- Con amputaciones.


PIE DIABÉTICO SIN ALTERACIONES DÉRMICAS.

En este caso el estudio biomecánico debe ser exhaustivo con el fin de determinar si existen alteraciones estructurales, si existen alteraciones flexibles que pueden llegar a estructurarse, es decir, quedar fijadas y
qué puntos de hiperpresión pueden aparecer en un futuro.

PIE DIABÉTICO CON PRESENCIA DE HIPERQUERATOSIS.

La presencia de hiperqueratosis es un indicativo de la existencia de sobrecarga. De todos es conocido que estas hiperqueratosis se presentan principalmente a nivel del antepié y son el resultado de un desequilibrio biomecánico originado o bien en el retropié, o bien en el propio antepié.

En ambos tipos de pie diabético, los objetivos de la aplicación del tratamiento ortopodológico serán:
- Realineación y estabilización de deformidades flexibles.
- Acomodación de deformidades estructurales y lesiones asociadas.

Esta diferenciación implica que, independientemente del diagnóstico obtenido, en aquellos pies cuya alteración sea susceptible de ser modificada, el tratamiento debe conseguir esta realineación. Pero en aquellos pies que presenten una alteración estructurada, probablemente será necesario aplicar aquella teoría que dice que "si no puedes llevar el pie al suelo, debes llevar el suelo al pie".
Por ejemplo si nos encontramos ante un metatarsiano descendido o verticalizado. Si ortopodologicamente no podemos levantarlo u horizontarizarlo, debemos procurar un mayor apoyo del resto de los metatarsianos para conseguir un reparto de la presión en este antepié.


PIE DIABÉTICO CON PRESENCIA DE ÚLCERAS.

No todas las úlceras presentan la misma etiología. Podemos encontrar úlceras neuropáticas, isquémicas y mixtas.
La Patogénesis de la Úlcera Neuropática se debe a la presencia de hiperpresión repetida debajo de un área del pie agravada por la disminución de sensibilidad. La úlcera esta bordeada por un tejido hiperqueratósico que también aumenta la presión en la úlcera y por lo tanto debe ser eliminado.
El tratamiento de este tipo de úlcera está basado en la eliminación de la presión debajo del pie.

En las úlceras isquémicas se observa un tejido necrótico, sin presencia de tejido de granulación y sin hiperqueratosis. La etiología de este tipo de úlcera es una falta de perfusión y circulación en esta área. El tratamiento se basa en el aumento de circulación en esa zona mediante cirugía vascular.

En la Ulcera mixta hay un componente de neuropatía y vasculopatía. Se presenta con una base de tejido fibrótico amarillento, hay signos de vascularidad alrededor del tejido pero no la suficiente. Puede existir un borde hiperqueratósico alrededor de la úlcera. El tratamiento combina aumento de circulación y tratamientos locales de descarga.

Ante la presencia de una úlcera, el objetivo del tratamiento ortopodológico será la descarga de la zona y el reequilibrio de la alteración biomecánica existente.
El primer tratamiento consistiría en descargas locales provisionales de fieltro adhesivo, teniendo en cuenta que los bordes de dicha descarga deben ser suaves para evitar cualquier posible hiperpresión. La segunda opción de tratamiento será la aplicación de ortesis con el mismo objetivo.

PIE DIABÉTICO CON AMPUTACIONES.

Una de las causas más frecuentes de amputación del pie es la diabetes. El tratamiento ortopodológico en este caso será la confección de una prótesis en función de si la amputación es digital, digito-metatarsal, transmetatarsiana o mediotarsiana.

Los objetivos de un tratamiento ortopodológico sustitutivo mediante la aplicación de prótesis son:
- Sustituir la zona amputada.
- Restablecer la funcionalidad.
- Equilibrar las alteraciones biomecánicas.

No hay comentarios: