Administradora: Pdga.U.B.A. Daniela Carignano

Administradora: Pdga.U.B.A. Daniela Carignano
PODOLOGIA: Los pies sobre la tierra

viernes, 30 de julio de 2010

MODIFICACION DEL ARCO MEDIAL LONGITUDINAL EN LA NEUROPATIA DIABETICA

Modificación del arco medial longitudinal en la neuropatía periférica diabética
Isabel de Camargo Neves Sacco I. Gisele Crema Noguera I; Bacarin Tatiana Almeida I; Raquel Casarotto I; Fabio Lambertini Tozzi II
I Departamento de Terapia Física, Terapia del Habla y Terapia Ocupacional - Facultad de Medicina de la Universidad de São Paulo
II Hospital Universitario de la Universidad de São Paulo
Dirección de envío
________________________________________
RESUMEN
OBJETIVO: Comparar las características antropométricas de los pies de sujetos sanos y diabéticos a través de índices de clasificación arco longitudinal medial (ALM): Arco Index (AI), Chippaux-Cmirak Index (CSI) y el ángulo A (a) y comparar estos métodos en los grupos de clasificación.
MATERIALES Y MÉTODOS: El grupo control (GC) integrado por 21 sujetos sanos y diabéticos (DG), compuesto de 46 pacientes diabéticos con neuropatía diabética. Para los índices huella.
RESULTADOS: Se observó una mayor proporción de los pies planos en DO para los tres índices (IA: 32,2%, CSI: 59,7%, A: 17,5%), mientras que el pie cavo se comportó de una manera contraria. Los grupos fueron estadísticamente diferentes en la proporción de los pies planos en la IA (p = 0,0080) y CSI (p = 0,0000) y el pie cavo en A (p = 0,0036). No hubo diferencia significativa en comparación con GC y GD en los tres índices: IA (p = 0,0027), CSI (p = 0,0064) A (p = 0,0296).
CONCLUSIÓN: Los resultados mostraron anomalías motoras y trastornos ortopédicos como resultado de la neuropatía periférica, responsable de la desintegración del pie, provocando el hundimiento de la ALM. Se observó que el ángulo de desacuerdo con respecto a la clasificación del arco hecho por los otros dos índices, y por lo tanto, su uso merece cuidado.
Palabras clave: Antropometría. Evaluación. Pie. Diabetes. Polineuropatías.
________________________________________
INTRODUCCIÓN
La diabetes es considerada una enfermedad de proporciones epidémicas en todo el mundo, con un creciente número de casos nuevos diagnosticados cada año. En la actualidad, según la OMS, hay 150 millones de pacientes diabéticos en el mundo. Se estima que para 2025 esta cifra llegará a 300 millones de dólares. Siempre según la, Brasil, con cerca de 6 millones de diabéticos, es el país de la OMS sexto del mundo en número de personas con diabetes. Por lo general se asocia con complicaciones en cuenta a gastos de salud significativos, y la reducción sustancial de la capacidad trabajo, la calidad y esperanza de vida.
Entre las complicaciones crónicas, hay una polineuropatía diabética se caracteriza por una pérdida progresiva de la sensibilidad somatosensorial, la propiocepción, la función muscular y las funciones autónomas. La neuropatía diabética se pueden clasificar de acuerdo a la severidad y la progresión de sus afectos en la neuropatía sensorial, motora y autonómica.
Los pies son la convergencia de casi todas las complicaciones crónicas de la diabetes en el tema, que merece una parte de discusión, debido al alto potencial para producir incapacitación. Un gran número de amputaciones de miembros inferiores ocurren anualmente en las personas con diabetes y se estima que más de la mitad pueden ser prevenibles mediante su adecuado cuidado con sus pies. Las estimaciones muestran que la ulceración del pie se produce en aproximadamente el 15% de los pacientes, durante toda la vida. Además, más de 60.000 amputaciones de las extremidades inferiores se realizan anualmente en pacientes con diabetes. También se estima que el 20% de las hospitalizaciones atribuibles a la diabetes son el resultado de las infecciones y úlceras de los pies. Otro estudio indica que las úlceras relacionadas con pie diabético se asocian con mayor mortalidad.

La neuropatía motora produce una ruptura de los músculos intrínsecos del pie, atrofia y su consiguiente pérdida de movilidad de las articulaciones, especialmente de la subastragalina y metatarsofalángicas.
Esta pérdida de motor y aumenta la movilidad de la rigidez de los pies complejo tobillo mediante el aumento de la susceptibilidad de los tejidos hiperqueratinizar la planta en respuesta a un estímulo mecánico que conduce a deformidades en las articulaciones y callosidades que en un futuro pueden convertirse en lesiones.
Estos cambios en la arquitectura normal del pie diabético son a menudo asociados con la interrupción de sus arcos de apoyo, la promoción de un arco se derrumbó medial longitudinal (ALM) y transversal que puede ser la causa del aumento de la presión en la cabeza de los metatarsianos, lo que lleva a la pérdida de la función del pie.
Hay algunos métodos directos e indirectos para evaluar el ALM en la literatura. Entre los métodos descritos, la evaluación radiográfica tiene un costo relativamente alto, y la radiación representa algún riesgo para el paciente, los factores que dificultan su uso en estudios de escala grande. Pero el método huella es rápido, simple no invasiva y proporcionando una medida indirecta de ALM, mientras que se presenta como un método barato, sin riesgos ni dificultades.
Forriol Pascual y describen la forma de clasificar el ALM basa en el cálculo de un índice: el índice de Chippaux-Smirak (CSI). Para este cálculo, trace una línea recta (A-A ') entre el borde medial impresión en la mayoría de los metatarsianos mediales (A) y la parte basal (A ') del punto A, se representa el punto de mayor anchura del metatarso (letra b) y un segmento de línea paralela se representa como el ancho mínimo zona de los pies del arco (línea C). Los dos segmentos de línea se miden y se la razón de la baja en la más grande (c / b). Cuanto más alto sea el índice, mayor es el ancho del arco es más plana y el eje de acción. ( Figura 1 ) Clarke 11 describe otra forma de clasificación indirecta de ALM, llamado ángulo de impresión o el ángulo alfa (Angle). Para medir este ángulo, se sigue dejando una línea recta entre el punto A y el punto que corresponde al vértice de la concavidad del arco. El ángulo entre la línea AA 'y el segmento de segunda línea se dibuja el ángulo de la impresión Clarke. (Figura 1 ) Un ángulo pequeño indica un receso arco más.

Otra manera de clasificar el arco descrito por Cavanagh y Rodgers. 12 Los autores clasificaron el MLA mediante la proporción de un tercio de la zona huella de la superficie total del pie. La primera cita fue el centro del talón hasta el segundo dedo del pie. Esta línea se conoce como el "eje del pie". Una línea tangente al eje se desprende de las punto más sobresalientes del metatarsiano y otra en el mismo punto en el talón. La línea formada entre los puntos de intersección entre estas líneas y el eje se denomina JK. Posteriormente, esta línea se divide en tres partes iguales, dividiendo el pie en tres partes: la parte delantera, parte media del pie y la parte posterior del pie.( Figura 2 ) Estas tres áreas se midieron con un planímetro y el área de la parte media del pie se divide por el área total del pie, excepto para los dedos, siendo así el índice de arco. Cuanto mayor sea el valor de la relación, mayor es la disminución de la ALM.

Dado el contexto, este estudio tiene como objetivo describir y comparar las características antropométricas de los pies de sujetos sanos y neuropatía diabética adultos que visita la Clínica del Pie Diabético en el HU USP a través de tres niveles de clasificación del arco longitudinal medial, y comparar los clasificación de los tres métodos para la evaluación del arco longitudinal plantar en estos grupos: Arco del índice basado en 12 Cavanagh y Rodgers, Chippaux-Smirak Index (CSI) y un ángulo de 9,10 11.
MATERIAL Y MÉTODOS
Todos los sujetos fueron informados de los procedimientos experimentales presentados y aprobados por la Comisión de Educación y de la institución sitio de investigación, a través de un término de consentimiento informado y con el conocimiento y la aclaración de cualquier duda, han firmado este término.
La muestra se compone de dos grupos de voluntarios adultos, de ambos sexos hasta 65 años: control (GC) y neuropatía diabética (GD). El grupo control (GC) fue integrado por 21 sujetos sanos, 7 machos y 14 hembras. El Grupo de Neuropatía diabética (GD), que comprende 46 pacientes diabéticos (29 varones y 17 mujeres) pacientes con diagnóstico de neuropatía diabética clínica. Entre los temas de la GC y GD se evaluaron 44 caucásicos (65%), 13 negros (20%) y 10 amarillas (15%). Los criterios de inclusión para el grupo de diabéticos fueron: la diabetes tipo 1 o 2 en pacientes con neuropatía diabética inicial previamente identificados por la puntuación (más de 2 puntos) en el análisis, realizado por la evaluación inicial de los pacientes que asistieron a la Clínica del Pie Diabético de la institución local de la debajo de los 65 años sin macroangiopatía, artrosis de las extremidades inferiores, sin antecedentes de trastornos neurológicos, musculares o reumáticos fuera de la etiología de la diabetes, sin antecedentes de abuso de alcohol, amputaciones ni siquiera la región metatarsofalángica. Sin embargo, ha realizado, el examen radiográfico para excluir posibles influencias Atropat Charcot del arco longitudinal.
El protocolo experimental consistió en dos pasos: (1) una entrevista personal sobre la base de un cuestionario a fin de investigar los datos personales y la diabetes, así como las características de la neuropatía 13 (2) presencia en el bipedismo con distribución bilateral de de carga mediante un pedigrafía.
Desde las huellas con un planímetro, se calculó el índice de arco plantar de acuerdo a Cavanagh y Rodgers. 12 El arco plantar se clasifican como sigue: IARC <0,21:> 0,26: arco bajo. El índice de Chippaux-Smirak (CSI). 9,10 se calculó y cinco categorías utilizadas para clasificar el arco: 0%: arco de pie de alto, 0,1% al 29,9%: de arco del pie morfológicamente normales; 30% a 39,9%: los pies intermedios, 40% y el 44,9%: bajó arco del pie, el 45% o más: los pies planos. El ángulo A se midió de manera indirecta y los pies con ángulos entre 0 y 29.9 ° se consideran los planes, 30 ° a 34,9 °, degradado, 35 ° a 41,9 °, intermedio y superior a 42 °, las piernas se clasifican como huecos.
El análisis estadístico tuvo como objetivo describir las poblaciones del centro de estudio, al comparar los grupos control y diabéticos. Para una descripción de las variables de estudio, hemos utilizado:, mediana y desviación estándar media. Tras una prueba de normalidad de los datos de Shapiro Wilks, se utilizó el test no paramétrico de Mann Whitney para comparar grupos de control diabético y para el Índice de Arco, CSI y el ángulo y la prueba no paramétrica prueba de chi-cuadrado para la comparación entre los dos grupos para cada una clasificación ordinal de la ALM (normal plano y hueco). Hemos adoptado un nivel de significancia del 5%.
RESULTADOS
La Tabla 1 muestra las características demográficas y clínicas de los pacientes neuropatía diabética y los sujetos de control evaluados.

El grupo de la neuropatía diabética mostraron una puntuación media del cuestionario propuesto por Feldman et al.13 para caracterizar y clasificar la severidad de la neuropatía diabética, 7 y el grupo de control, como se esperaba, cero. Así, se puede caracterizar al grupo como tener una neuropatía diabética con los síntomas ya avanzados bastante importante.
En el Cuadro 2 se presentan los porcentajes de sujetos en función de las calificaciones de Arco Índice, CSI, El ángulo del Control y la Neuropatía Diabética Grupo.
En cuanto al Índice de Arco, el grupo de control tuvieron un mayor porcentaje (61,9%) de los pies normales, los pies huecos representan el 26,1% y 11,9% representó el pie plano. Por el mismo índice, el grupo diabético resultó 44,9% de los pies normales, más los pies planos de manera significativa (32,2%, p = 0,0080) y un menor porcentaje de pie cavo (22,9%).
En cuanto a la CSI, el grupo de control tuvieron un mayor porcentaje de pies normales (47,6%), significativamente menos los pies planos en el GC (45,2%, p = 0,0000) y 7,2% de huecos. En el grupo de diabéticos, hubo un mayor porcentaje significativamente de los pies planos (59,7%), seguido por el 40,3% de los pies normales, y no tenía el pie cavo.
Como el ángulo A, se observó que tanto el GC y GD tuvieron un mayor porcentaje de pie cavo (90,4% y 68,7% respectivamente), presentando una diferencia significativa estadísticamente (p = 0,0036) . Los pies normales representaron el 9,6% en el control y el 13,8% en diabéticos, mientras que los pies planos representaron el 17,5% en el grupo de diabéticos.
DISCUSIÓN
Los sujetos del grupo de diabéticos en el cuestionario de Feldman et al. 13 un gran número de respuestas positivas de los principales síntomas de la neuropatía diabética, y como fue defendido por Cavanagh et al. 14, laneuropatía diabética presenta parestesias (sensación de entumecimiento u hormigueo) y el dolor que salen en más frecuentemente en la noche.
Los resultados obtenidos para los tres índices estudiados se observó una mayor incidencia de los pies planos en el grupo de diabéticos en comparación con el grupo control, mientras que los pies normales y hueco mostraron una incidencia menor en el grupo de diabéticos también en los tres índices. Cuando se realiza la evaluación estadística demostró que esas diferencias tenían que ser importantes para el Índice de Arco (p = 0,0080) y CSI (p = 0,0000) y en los pies planos, el ángulo (p = 0,0036) en el pie cavo.
El pie es una técnica especializada, dotada de la suficiente fuerza y delicadeza para desempeñar funciones tan diversas como las cargas importantes, absorben grandes impactos, promover el impulso y la desaceleración, la estabilización, el equilibrio, sentir y dar cabida a 15, el objetivo de la convergencia de casi todas las complicaciones que el tema de la diabetes crónica, que presentan un alto potencial para producir incapacitación.
Tanto el incremento del pie plano en el Índice de Arco y la CSI, como la disminución de los pies normales, el ángulo, evidenciado por los numerosos cambios derivados de huesos y músculos de la neuropatía diabética, que conducen a la desintegración del pie diabético. Entre los cambios estructurales más comunes son: dedos en garra asociados con la flexión dorsal de la falange-articulaciones metatarso, debido a la contracción simultánea de músculos flexores y extensores más tiempo para compensar la atrofia. 16 Cambio de la arquitectura normal del pie diabético se asocia a menudo la interrupción de sus arcos de apoyo debido a una avería en los músculos intrínsecos del pie que resulta sobre todo de componentes de motor de la neuropatía diabética, la promoción de un colapso del arco longitudinal medial y transversal que puede ser la causa del aumento de la presión en la cabeza del metatarsiano , la disminución de la función del pie. 6
La capacidad de los pies para cambiar de una forma flexible a la rigidez en un solo paso depende de la estructura ósea de tres arcos de la sujeción del pie-fascial ligamento estática y dinámica de la contracción muscular, las estructuras que en la neuropatía diabética son altamente cambiado. 17 La neuropatía motora produce una ruptura de los músculos intrínsecos del pie, la creación de puntos de plantar hiper (callosidades) y deformaciones (dedos en garra, pie de Charcot, prominencia de las cabezas de los metatarsianos), que en el futuro puede llegar a ser lesión. 6
Los cambios de aparatos ortopédicos para diabéticos implicar tanto a la neuropatía y la pérdida de la sensación de protección, como la descarga de alto peso produciendo deformaciones observadas en estos pacientes. 18 De este modo, las neuropatías motoras dar lugar a un desequilibrio muscular, causando tensión anormal en la extremidad afectada dado lugar a cambios mecánicos y ortopédicos. Los autores subrayan que la pérdida de la inervación motoneuronas de los músculos intrínsecos del pie puede cambiar la dinámica de esa carga de peso, la promoción de una inestabilidad de las articulaciones, ayudando en la formación de estas deformidades. 19Normalmente, la neuropatía del paciente, repentino o repetido sobrecargas puede conducir a fracturas y los cambios que conduzcan a graves deformidades.
Debido a todo el marco descrito, se esperaba que la antropometría del pie de la neuropatía diabética presentan de manera diferente en relación con un grupo de sujetos control sin cambios, musculoesqueléticos y sensoriales.Estas diferencias se encontraron en la muestra del estudio, observándose una diferencia estadísticamente significativa entre los diabéticos y los grupos de control para todos los índices estudiados: Arco Index (p = 0,0027), CSI (p = 0.0064), Angulo (p = 0,0296). Sin embargo, cabe señalar que las muestras tuvo un n desigual, un hecho que pudiera haber afectado a las comparaciones entre los grupos.
Aunque la comparación realizada, se sugiere que sólo los índices de AI y CSI puede ser bastante fiable para antropométricas también para la neuropatía diabética, ya que la evaluación del ángulo total desacuerdo con respecto a la clasificación hecha por los otros dos índices. El índice CSI y IA se citan y validados en la literatura, pero ninguno se había utilizado en pacientes con estas características hasta ahora.
CONCLUSIÓN
Sobre todo el contenido del arco de Cavanagh y Rodgers 12 y Chippaux-Smirak (9.10) los métodos se recomiendan en la literatura y utilizados por los profesionales y parece ser válido para la caracterización de los pies en los grupos control y diabéticos estudiados. análisis de los datos mostraron que el aumento de los pies planos en la muestra del grupo de diabéticos, mientras que el pie cavo se comportó de una manera contraria a un número mayor en el grupo control. Este hecho demuestra la ortopédicos y funcionales cambios resultantes de la neuropatía diabética, responsable de la desintegración pie diabético musculoesquelético, provocado principalmente a la caída del arco longitudinal medial, el objetivo de nuestro estudio.
Los estudios con una muestra más grande y similar en ambos sujetos sanos y neuropatía diabética debe realizarse para confirmar nuestros hallazgos. El estudio radiográfico de la estructura ósea del pie también puede ser aprobado como una previa a la comparación de los índices para la clasificación de arco como en otros estudios en la literatura.
REFERENCIAS
1. Brasil. Ministerio de Salud Indicadores de morbilidad y factores de riesgo: la prevalencia de la diabetes mellitus.Brasilia, 2001 [Capturado el 22 de julio de 2002]. Disponible enhttp://tabnet.datasus.gov.br/cgi/Idb2001/d10.htm. [ Links ]
2. Ministerio de Salud Manual de la Diabetes, 1993. [ Links ]
3. Pham H, la Dirección General de Armstrong, C Harvey, LB Harkles, Giurini JM, vevés A. Las técnicas de imágenes para identificar personas con alto riesgo de ulceración del pie diabético. Diabetes Care. 2000; 23:606-11. [ Links ]
4. RG Frykberg, Lavery LA, H Pham, C Harvey, L Harkless, vevés A. Papel de la neuropatía y altas presiones pie en el pie diabético ulceración. Diabetes Care. 1998; 21:1714-9. [ Links ]
5. AC Duffin, Lam A, R Kidd, AK Chan, KC Donaghuet. La ecografía del espesor de los tejidos plantar en personas jóvenes con diabetes. Diabet Med 2002; 19:1009-13. [ Links ]
6. Tozzi F. Manual de Cirugía, Hospital Universitario de la Universidad de São Paulo. Atheneu: São Paulo, 2002. [Links ]
7. DD Robertson, JM Mueller, KE Smith, PK Commean, T Pilgram, JE Johnson. Los cambios estructurales en la parte delantera de las personas con diabetes y la úlcera plantar con anterioridad. Bone Joint Surg J Am 2002, 84:1395-1404. [ Links ]
8. Forriol F, Pascual J. análisis de la Huella Entre tres y diecisiete años de edad. Tobillo y pie. 1990; 11:101-4. [Links ]
9. Chippaux C. Elementos de Antropología. Le Phar: Marsella, 1947. [ Links ]
10. Smirak J. Prispeveck k problemática Plocher Školní u nohy la miádeze pracijici. SPN: Praga, 1960. [ Links ]
11. Clarke HH. El método objetivo de medir la altura del arco longitudinal del pie en los exámenes. Res. P. 1993, 4:99-107 [ Links ] .
12. PR Cavanagh, Rodgers MM. El Índice de Arco: una medida útil de huellas. J Biomech 1987, 20:547-51. [ Links ]
13. EL Feldman, Stevens MJ, Thomas PK, MB Brown, Canal N, DA Greene. Una práctica en dos fases clínicas y electrofisiológicas evaluación cuantitativa para el diagnóstico y estadificación de la neuropatía diabética. Diabetes Care. 1994; 17: 1281-9. [ Links ]
14. PR Cavanagh, GG Simoneau, JS Ulbrecht. Ulceración, inestabilidad e incertidumbre: las consecuencias biomecánicas de la diabetes mellitus. J Biomech 1993; 26 (Suppl 1) :23-40. [ Links ]
15. JB Volpon, TA Watanabe. La técnica topográfica "Moiré" aplicado al estudio de la superficie plantar del pie.Rev Bras Ortop. 1991; 26:119-23. [ Links ]
16. AL Beek, GE Omer, Spinner M. Gestión de los problemas de los nervios periféricos. 2 ª ed. Philadelphia: Saunders, 1998. [ Links ]
17. LK Smith, Weiss, Lehnkuhl EL LD. Kinesiología Brunnstrom Clínica. 5 ª ed. São Paulo: Manole, de 2000. [ Links ]
18. Juliano PJ, Harris TG. Pie de Charcot: actualización, diagnóstico, tratamiento, reconstrucción y recuperación de la extremidad. Curr Orthop Opin. 2003; 14:84-7. [ Links ]
19. Dirección General de Armstrong, Lavery LA. Elevados picos de presión plantar en pacientes que han artropathy Charcot. Bone Joint Surg J Am 1998; 80:365-8. [ Links ]
Dirección postal:
Laboratorio de Biomecánica del Movimiento Humano y la postura
Depto. Terapia física, del habla y terapia ocupacional
Facultad de Medicina - USP
Calle Cipotânea, 51, Ciudad Universitaria
Sao Paulo, Brasil
CEP: 05360-000
Correo electrónico: icnsacco@usp.br
Recibido en 3/3/2006
aprobado el 06/26/2006


(es una traducción)


http://translate.google.com/translate?hl=es&sl=pt&u=http%3A%2F%2Fwww.scielo.br%2Fscielo.php%3Fscript%3Dsci_arttext%26pid%3DS1413-78522009000100002&ei=IXo2TNDiLoL48Aau1omDDA&sa=X&oi=translate&c



No hay comentarios: