Administradora: Pdga.U.B.A. Daniela Carignano

Administradora: Pdga.U.B.A. Daniela Carignano
PODOLOGIA: Los pies sobre la tierra

martes, 23 de marzo de 2010

NEUROMA DE MORTON - Escrito por Pdga. Daniela Carignano



Se trata de una metatarsalgia incluída dentro de los entrampamientos neuropáticos, donde se produce irritación o compresión del nervio plantar interdigital.

La etiología del neuroma de Morton sigue siendo objeto de controversias. Histológicamente se observan una degeneración perineural, hialinización epineural y endovascular y fibrosis perineural. Sin embargo, no contiene células inflamatorias ni componentes quísticos.

Otros autores consideran el neuroma de Morton como secundario a la formación de una bolsa articular intermetatarsiana distal al ligamento transverso con alteraciones inflamatorias que originan las fibrosis alrededor del nervio. También indican componente isquémico resultante de la compresión del ligamento metatarsiano transverso. Thomas Morton describió esta enfermedad en el año 1875, quien creía que la causa de la afección se relacionaba con la movilidad de la cabeza del cuarto y quinto metatarsiano.

El síndrome doloroso afecta en primer lugar el tercer espacio intermetatarsiano, y siguiendo el orden de frecuencia, el segundo y cuarto intermetatarsiano.

Los nervios interdigitales plantares son ramas del nervio plantar interno y externo, ramas del nervio tibial posterior. El nervio plantar interno da ramas para el primero, segundo y tercer espacio interdigital, y parte interna del cuarto dedo. El nervio plantar externo da las ramas para la parte lateral del cuarto dedo, y el nervio digital del quinto dedo. El nervio plantar interno recibe una comunicación del nervio plantar externo, a nivel del tercer espacio, lo que confirma una encrucijada, que tiene mayor grosor que las restantes, y que facilita la compresión a nivel de dicho espacio.

El nervio digital pasa a través de un conducto osteofibroso, conformado por arriba, por el ligamento intermetatarsal profundo; por los laterales, las cabezas metatarsales, y por debajo la aponeurosis plantar y los tejidos blandos. El nervio digital, al pasar por dicho conducto, es entrampado por el ligamento intermetatarsal profundo.

Es una condición bastante frecuente en las mujeres. Puede presentarse a cualquier edad, aunque es más frecuente entre los 15 y 50 años.

El paciente se queja de un dolor mecánico, similar a una descarga eléctrica que aumenta por la tarde o de un dolor acentuado después de mantenerse de pie durante un tiempo. El dolor puede ser más o menos intenso según el calzado utilizado, y es parcialmente aliviado por un masaje, lo que obliga al paciente a descalzarse para masajearse (signo del escaparate). El dolor afecta a la parte delantera del pie correspondiente a los dedos en contacto con el neuroma. Raras veces se presenta durante la noche. Algunas actividades como el correr, caminar o bailar ballet pueden aumentar el riesgo de una dorsiflexión excesiva.

Al comprimir las cabezas metatarsales en forma centrípeta, aproximando los metatarsianos transversalmente se intensifica el dolor en el espacio comprometido, y desaparece al cesar la compresión. Al efectuar esta maniobra puede aparecer el signo de Mulder, que es la palpación de un “clic” en la zona plantar del espacio comprometido.

Al palpar con presión digital la cara plantar del tercer espacio, se produce un dolor agudo y cortante en dicha zona que puede acompañarse de parestesia de los dedos adyacentes a dicho espacio.
El diagnóstico diferencial se realizará con otras patologías que se manifiesten como metatarsalgias, como la sinovitis de la segunda articulación metatarso-falángica, inestabilidades metatarso-falángicas, las artritis, las fracturas por estrés del metatarsiano, síndrome del túnel tarsiano, etc.

Además de la exploración clínica, los estudios que visualizan el engrosamiento del nervio son: ultrasonografía (ecografías de partes blandas),TAC y RNM.

La mayoría de los pacientes responden a un tratamiento conservador y en instancias muy severas a las cirugías.
El tratamiento conservador consiste en primer lugar en recomendar el uso de un calzado adecuado. Los zapatos deben ser amplios y acolchados en la zona de dedos. Se pueden colocar separadores entre los dedos que evitan el roce de las cabezas metatarsianas y plantillas especiales. De persistir el dolor, se efectúan infiltraciones en el espacio afectado.

No hay comentarios: