Administradora: Pdga.U.B.A. Daniela Carignano

Administradora: Pdga.U.B.A. Daniela Carignano
PODOLOGIA: Los pies sobre la tierra

martes, 31 de mayo de 2011

¿Qué es la propiocepción?

¿Qué es la propiocepción?

Esta palabra tan difícil procede del latín: Propius (uno mismo) y Capere(conocimiento); es por ello que podemos decir que la propiocepción es el conocimiento que nosotros tenemos de nosotros mismos, referido a la posición y al movimiento articular. Así, por ejemplo, si nosotros cerramos los ojos y nos preguntamos cómo tenemos nuestro codo derecho, de forma inmediata sabremos responder si está doblado o estirado y si dicha articulación se está moviendo o no; pues bien el responsable de que esta respuesta se dé, y además de forma tan rápida es el buen funcionamiento de nuestro sistema propioceptivo.

El sistema propioceptivo está formado por una serie de receptores que son los encargados de informar al cerebro del estado de nuestros músculos y articulaciones, para que éste a su vez dé una respuesta determinada (de movimiento, de compensación, etc.). Estos receptores (órgano tendinoso de Golgi, huso muscular y receptores articulares) responden al estiramiento o la contracción principalmente aunque también lo hacen a la presión. Igual como los ojos actúan con el sistema de la visión, estos receptores envían la información la al sistema nervioso central, que será el encargado de procesarla y emitir las respuestas apropiadas.

En realidad la propiocepción es definida de forma literaria como el sexto sentido, y como un sentido más lo debemos considerar.

Sin la propiocepción seríamos incapaces de movernos en la oscuridad o de percibir la posición de nuestras extremidades, o de poder mantenernos a la pata coja, o sin ella, cuando estirásemos de forma incontrolada nuestros músculos, éstos no reaccionarían contrayéndose de forma refleja para evitar su desgarro.

Cuando ocurre una lesión en la articulación, por ejemplo un esguince, se lesionan muchas estructuras de nuestro organismo, entre ellas los receptores de los que antes hablábamos, responsables de percibir estas sensaciones. La recuperación de los ligamentos o de la articulación lesionada implica necesariamente el restablecimiento de los receptores que están en ellos.

Este restablecimiento sólo es posible mediante los trabajos de propiocepción. Los trabajos de propiocepción son llevados a cabo habitualmente por los fisioterapeutas, quienes en su práctica diaria realizan multitud de ejercicios encaminados a poner en funcionamiento estos receptores y mejorar con ello la lesión. No obstante es habitual que los fisios enseñen determinados ejercicios de equilibrio, con elásticos, colchonetas, pelotas, y con una serie de tablas diseñados especialmente para ello con el fin de restablecer las cualidades perdidas.

Muchas veces los responsables de los esguinces recidivantes de tobillo y de las lesiones “reincidentes” o “mal curadas” son los mismos propioceptores, por encontrarse en una situación de “lesión” o “desentrenamiento”.

De ahí la importancia de trabajar la propiocepción desde las primeras fases de recuperación de la lesión, solos, o con la ayuda de tu fisioterapeuta

http://www.fisioterapiavalencia.es/articulos/propiocepcion

No hay comentarios: